Limpieza aire acondicionado

productos para limpiar el aire acondicionado

El aparato de aire acondicionado es un elemento clave para convertir nuestro hogar en un espacio agradable y de relajación. Desde que lo compramos e instalamos, sentimos una sensación de paz que no queremos molestar con la idea de la limpieza aire acondicionado.

Sin embargo, para poder mantener constante esa sensación agradable en el hogar, debemos realizar de manera periódica, una limpieza que mantenga el aparato funcionando de manera eficiente e higiénica, y que logre alargar la vida útil del electrodoméstico.

Te explicamos de manera detallada como hacer limpieza aire acondicionado, para que limpies hasta la última mota de residuos que no te interesa estar respirando en tu día a día...

Limpiar aire acondicionado

Antes de comenzar con la tarea, te advertimos de que este proceso puede durar más de una hora, si se realiza correctamente. Y necesitarás tener a mano algunas herramientas básicas, que te detallaremos un poco más adelante.

Antes de empezar a limpiar aire acondicionado, es recomendable comprender de qué partes está formado el sistema y su funcionamiento. Como habrás observado, existe una unidad interior o split, y una unidad exterior o compresor, y cada una tiene una forma de limpiarse algo diferente.

Una parte importante es la presencia de un serpentín del evaporador, que es una bobina formada de cobre con el objetivo de intercambiar de manera rápida el calor. Estas bobinas absorben el calor que contiene el aire caliente que toma el aire acondicionado, haciendo que el refrigerante pase a un estado gaseoso.

Posteriormente el gas refrigerante pasa al compresor donde se comprime y vuelve a un estado líquido, y la bobina del condensador libera el calor hacia el exterior, para refrigerar el sistema.

Hecha esta pequeña introducción, ahora entenderemos mejor qué partes debemos limpiar con atención y por qué:

Cómo limpiar la unidad interior o split del aire acondicionado

  1. Desconecta el aire acondicionado

Como en cualquier manipulación de aparatos eléctricos, debemos asegurarnos de que el aire acondicionado está desenchufado de la toma de corriente. Si el aparato no está conectado por un enchufe, debes apagar el diferencial del salón o la habitación donde tengas el split instalado. Si tienes dudas, apaga la electricidad de toda la casa, la seguridad es lo primero. 

  1. Abre el split

Normalmente hay una puerta sujeta con pestillos, o bien con tornillos, que se pueden retirar fácilmente para tener acceso al interior del split. Algunas unidades antiguas tienen una cinta adhesiva de aluminio.

  1. Limpia las bobinas del evaporador del aire acondicionado

Llegó la hora de quitarle el polvo a la bobina. Ármate con un cepillo suave para poder maniobrar bien en el inerior del split, y utiliza algún aerosol específico para limpieza aire acondicionado. Después de rociar el aerosol de limpieza, generalmente se forma una espuma que arrastra toda la suciedad con ella. Si fuera excesiva, utiliza primeramente un paño suave para retirarla, y termina con la limpieza con el cepillo.

En el interior suele haber polen y mucho polvo, por lo que te recomendamos utilizar una mascarilla. Y te recomendamos hacer esto en un día caluroso, para que el calor ayude a terminar de secar el producto de limpieza.

limpieza aire acondicionado

  1. Limpia la bandeja de drenaje

La bandeja de renaje se puede limpiar con agua y jabón, o incluso algún producto desinfectante si queremos una limpieza total. Vierte el agua caliente o la mezcla por el desagüe para que lo limpie a su paso, teniendo cuidado de recoger el producto que acabe cayendo.

  1. Desatascar el drenaje del aire acondicionado

En el caso de que en el paso anterior observaras que el agua fluy con dificultad, es posible que haya un atasco en el conducto. Esto puede deberse al moho, partículas de polvo e incluso alguna vegetación que se asienta en el interior húmedo, si vivimos en alguna zona húmeda. 

Una forma fácil de hacer esta limpieza es extrayendo la manguera y taponando un extremo de ella con una toalla por ejemplo, para después poner la aspirador en el otro borde y succionar los sólidos que haya en el interior. Después habría que repetir el proceso invirtiendo los extremos de la manguera.

  1. Cierra el panel de acceso del split

Después de este proceso, debemos volver a colocar la manguera, cerrar la tapa y apretar los tornillos, pestañas o el mecanismo de cierre que tenga nuestro split.

Como puedes observar la limpieza de la unidad interior no es muy complicada, pero depende en gran medida de la facilidad de acceso que tengamos a la unidad. Si necesitas ayuda, puedes contactar con algún servicio de reparacion aire acondicionado para que lo hagan por ti, es una llamada muy frecuente por parte de los clientes, sobre todo cuando no se ha hecho la limpieza durante mucho tiempo y hay obstrucciones importantes.

Cómo limpiar la unidad exterior o compresor del aire acondicionado

Esta parte del proceso conlleva algo más de tiempo que limpiar el split, ya que es una parte que normalmente está a la intemperie y se ensucia de manera muy rápida. Y normalmente se necesita de más herramientas para poder hacerlo. Veamos los pasos a seguir:

  1. Desconecta y retira la rejilla

Nuevamente, debemos asegurarnos de que la electricidad está apagada, y eso puedes hacerlo de forma más fácil que en el caso anterior: en la parte exterior de la unidad puedes desenchufar la conexión eléctrica.

Después de ello, retira la rejilla para poder acceder al interior. Normalmente suele haber unos tornillos en la chapa de la parte de arriba, que tras quitarlos se puede levantar la unidad de la rejilla y el ventilador. Si puedes evitar desconectar cables, mejor.

  1. Elimina los residuos del aire acondicionado

En la parte inferior de esta unidad exterior, suele acumularse una gran cantidad de hojas, ramas, semillas, plumas y otros residuos, que debemos asegurarnos de eliminar. Suelen acumularse en la bandeja inferior, si el aparato no cuenta con un sistema protector. Con la mano o con la aspiradora es suficiente para limpiarlo.

  1. Limpia las bobinas y las aletas

Utilizando un producto de limpieza de aire acondicionado, rocíalo a las bobinas con cuidado de que no te toque la piel y no lo respires. Para ello puedes usar guantes y una mascarilla. Tras rociarlo se formará una espuma que puedes lavar con un spray de agua, no muy fuerte, para no dañar las aletas.

  1. Comprueba si las aletas están en buen estado

Con el paso del tiempo las aletas se doblan, lo cual produce una reducción del flujo de aire generado, y con ello disminuye la eficiencia el aparato. Debemos "peinar" las aletas hacia su lugar original, con mucha delicadeza para no romperlas.

  1. Limpia alrededor de la unidad y ciérrala

Aprovecha limpiar toda la suciedad y polvo que haya alrededor de la unidad, y retirar cualquier elemento que afecte a la circulación del aire en los alrededores. Finalmente vuelve a colocar la rejilla frontal.

  1. Nivela la unidad exterior

Por último es muy importante comprobar que la unidad exterior sigue nivelada, y que con el paso del tiempo no se está inclinando hacia un lado. Esto podría ser fatal ya que con su gran peso, si está desnivelada, podría acabar cayendo algún día.

Limpieza de conductos de aire acondicionado

limpieza de conductos de los aire acondicionadoCon la llegada de la primavera, muchas personas recuerdan a su aliado el aire acondicionado, y de un pequeño quebradero de cabeza: cómo hacer la limpieza de conductos de aire acondicionado. En esta zona se acumula mucho polvo, suciedad, pelos, insectos... Por lo que antes del primer uso del año, se recomiendo hacer esta limpieza de conductos del electrodoméstico.

Esto puede mejorar la calidad de aire, que repercute tanto en salud, como en el propio olor del aire, si se trata de casos con una suciedad significativa. No hacer la limpieza de conductos del aire acondicionado supone que una gran cantidad de suciedad va a seguir en circulación por nuestra casa, y es probable que parte de ella la respiremos.

Por si fuera poco, en estas condiciones es más difícil mantener limpia la casa, porque el polvo se esparce mucho y las partículas finas se acaban depositando encima de muebles y todo tipo de superficies.

Cosas que necesitarás para limpiar los conductos de aire acondicionado:

Guantes resistentes que no se corten fácilmente, y mascarilla para no respirar el polvo. Idealmente también gafas de plástico transparentes, para proteger los ojos.

Una aspiradora, para eliminar la suciedad de los conductos.

Un cepillo o escobilla, o una brocha grande en su defecto, para poder movilizar los trozos grandes de suciedad, antes de aspirar.

Un destornillador, para poder retirar los tornillos que sujetan las tapas de los conductos de aire acondicionado.

Un trapo suave, preferiblemente de microfibra, para recoger el polvo que sea difícil de aspirar.

Un filtro nuevo, para poder reemplazar el antiguo al final del proceso. 

Limpieza de los conductos aire acondicionado paso a paso

Retira los tornillos que sujetan las rejillas de los conductos, para poder tener acceso. Hazlo con una sola tapa, porque vamos a ir limpiándolas de una en una, y no quremos que haya fugas de suciedad por otras tapas. Para ello, además, tapa el resto de rejillas con toallas, por ejemplo, hasta que sea su turno de limpieza.

Para facilitar la movilización y aspiración del polvo, configura el termostato a la función de ventilador, para que sople el polvo y podamos aspirarlo mejor. Pero apaga las funciones de frío o calor, sería un derrroche energético tenerlas encendidas y además te molestarán durante el proceso. Si no dispones de un termostato con función de ventilación, enciende la calefacción a la temperatura mínima posible.

Es hora de remangarnos: con el cepillo o escobilla, golpea suavemente las paredes de los conductos para que se suelte la suciedad que hay a los lados y arriba, y se acumula en la parte inferior y sea más fácil de retirar. Si hay restos sólidos grandes, retíralos con el paño, y después de ello aspira. Lleva la aspiradora lo máximo adentro que puedas, para que la limpieza sea efectiva.

Si la boca de la aspiradora no llega a la suciedad que ves al fondo, usa una escoba para traerla hacia ti, con la precaución de que la viertes a tu cara. Acércala lo suficiente para que puedas aspirarla. Después de ello, utiliza el trapo de microfibra, ligeramente húmedo, para terminar de limpiar todo el polvo de los conductos del aire acondicionado. 

Tras ello apaga el ventilador y desconecta la electricidad del aire acondicionado, para que podamos retirar el filtro con seguridad. Si el filtro está nuevo, se puede sacudir y aspirar, para volver a utilizarlo. Si está en malas condiciones, lo sustituiremos por uno nuevo. Esta parte suele realizarla un tecnico aire acondicionado, ya que normalmente nunca se ha hecho y es un trabajo algo laborioso. Por ello, recomendamos realizar este proceso varias veces al año, para evitar necesitar ayuda exterior.

Finalmente, vuelve a colocar la rejilla de ese conducto, tápalo con una toalla limpia, y procede a limpiar el siguiente, de la misma manera.

Generalmente es bueno comprar filtros de gran eficiencia, para mantener lo más limpios posibles los conductos. También ayuda aspirar la casa regularmete, para que el polvo no acabe entrando al aire acondicionado. Algunos después de limpiar el polvo.

Productos para limpiar aire acondicionado

Como hemos visto anteriormente, al explicarte cómo funciona el aire acondicionado del hogar, los serpentines del condensador y los serpentines del evaporador son partes claves del sistema de aire acondicionado. Con el tiempo acaban acumulando suciedad, humedad, pelos y toda clase de residuos, que reduce en flujo de aire y además crean una capa alrededor de los serpentines que reduce su capacidad de absober el calor.

Por si fuera poco, esto es anti ecológico y anti ahorro, porque hace que necesitemos más energía para producir el mismo nivel de enfriamiento/calor que antes. Y también acorta su vida útil y hace que necesitemos la ayuda de servicios técnico de aire acondicionado con mayor frecuencia.

Ten en cuenta además que las bobinas del condensador están colocadas fuera de casa, en el exterior, por lo que están expuestas a la intemperie. Esto acelera el proceso de ensuciamiento. 

Un producto muy utilizado es Ch Quimica Airnet, que sirve para rociarse en todos los conductos del aire acondicionado. Es especialmente útil cuando hay malos olores o moho depositado. Después de rociar la entrada de los conductos con este producto, enciende el sistema de ventilación para que se esparzan por toda la superficie de los conductos de casa o local donde estés.

Es un producto bastante agresivo con las bacterias, pero es muy efectivo como desinfectante, por lo que dale algo de tiempo para funcionar y hacer su maravilla, con la ventilación encendida. El olor puede ser desagradable para algunas personas, pero se pasa pronto.

Un cepillo de limpieza también es un producto para limpiar aire acondicionado necesario, ya que existen productos específicos para este aparato, que son cepillos con sus extremos adaptados para facilitarnos la tarea. 

Suelen funcionar muy bien cuando se combinan con las aspiradoras de mano, porque con las aspiradoras tradicionales resulta un poco aparatoso aspirar el interior de los conductos. Pero no es válida cualquier aspiradora debe mano, deben ser de los modelos más potentes que podamos encontrar, ya que de por sí tienen menos potencia que las convencionales.

Después de aspirar, esm uy interesante aplicar un spay desinfectante que no sea tóxico de respirar. La marca Maurer tiene uno específico para aires acondicionados, que se puede encontrar en ferreterías grandes o almacenes de herramientas. Después de aspirar, se puede aplicar este spray para limpiar con un trapo, y después activar la ventilación para esparcirlo por dentro de los conductos.

Limpieza aire acondicionado coche

El sistema de aire acondicionado del coche funciona de manera similar al del hogar, sin embargo puede generar más dudas sobre cómo limpiarlo, ya que visualmente no están tan claras las partes que lo componen.

limpair el aire acondicionado del cocheSin embargo, al menos una vez al año y generalmente antes de comenzar a usarlo en verano, recomendamos hacer una limpieza del aire acondicionado el coche. No solamente se aumenta la eficiencia y con ello se reduce el consumo de combustible, si no que además se elimina el polvo y patógenos de los conductos, evitando que acaben en nuestros pulmones.

Si nunca lo has hecho puede parecer complejo, si no tienes a nadie que te aconseje. Por ello, desde ReparEco queremos darte unos consejos para facilitarte la tarea:

Desarma el aire acondicionado

En la parte interna del coche, o la cabina, retira las tapas de salida del aire y las rejillas, para tener acceso al interior. Saca cualquier pieza que encuenres en el interior, para poder limpiar con eficacia el interior. Puedes servirte de un paño suave y un producto desinfectante no tóxico.

Enjuaga las superficies

Después de haber aplicado el desinfectante, retira con la mano las piezas sólidas que pueda haber, y acto seguido enjuaga las superficies con un trapo mojado en agua, para eliminar los restos del desinfectante.

Busca pérdidas en los conductos

Observa el interior de los conductos en busca de desperfectos. Con los años el plástico de los conductos se seca y aparecen agujeros que hacen perder parte del aire generado por el sistema, con lo que se reduce la eficiencia. Si son muy pequeños, se podrían tapar con una cinta americana con gran firmeza. Si son grandes, existen masillas especiales para plástico.

Retira el depósito

Limpia el depósito, que es una zona del tamaño de una tacita pequeña. Es un sistema de filtración que con el tiempo acumula mucho polvo y residuos, y necesita ser cambiado.

Instala un nuevo depósito

En cualquier tienda con artículos para vehículos se venden estos pequeños depósitos, y son baratos. En la tienda debes encontrar el que sea compatible con la marca y modelo de tu vehículo, porque pequeñas diferencias en su tamaño pueden impedir que se pueda instalar.

Si tienes dificultades para realizar esta limpieza, o simplemente no tienes tiempo suficiente para dedicárselo, puedes acudir a un taller para que te reparen el aire acondicionado del coche. Pero no descuides esta labor, hazlo mínimo una vez al año, porque se trata de una cuestión de salud, medioambiente y economía de combustible. Incluso de confort, para eliminar malos olores.

  1. Kelley dice:

    Thanks for any other informative site. The place else may just I am getting that kind of information written in such a
    perfect way? I've a venture that I'm just now running on, and I have been on the look out
    for such info.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Call Now Button